CTC califica de “proyecto estrella” el Almacenamiento Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares

El Centro Tecnológico CTC considera el Almacenamiento Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares un ‘proyecto estrella’ para las empresas del sector. Así lo ha confirmado su directora de Proyectos y Desarrollo de Negocio, Beatriz Sancristóbal, durante una jornada de los cursos de Verano de la Universidad de Cantabria en la que se ha presentado el Clúster de la Industria Nuclear de Cantabria (CINC) en el que CTC asume la secretaría de la organización.

El ATC es el almacén de combustible nuclear gastado previsto en la población de Villar de Cañas (Cuenca), el cual ha levantado cierta controversia. Sin embargo, se trata de una instalación muy interesante para las empresas de la cadena de valor del sector nuclear ya que no existe ningún proyecto similar en el mundo.

El ATC podría ser una gran oportunidad para todas estas empresas y de hecho fue uno de los proyectos que ayudó a ver de forma clara las posibilidades de sinergia que podrían dar lugar a la creación de un clúster nuclear en la región. Desde su inicio, el CINC ha unido todas las capacidades de sus empresas con el fin de generar mayores oportunidades de conseguir proyectos y licitaciones.

En este sentido el clúster nuclear cántabro promueve “la cooperación, crea sinergias en torno a las fortalezas y productos que tiene cada una de las empresas que participan buscando sobre todo incrementar la competitividad mediante la colaboración, la innovación y la internacionalización”, tal y como ha declarado Sancristóbal.

A día de hoy “aunque el clúster lleva poco tiempo funcionando sí que ha crecido con nuevas empresas y busca nuevos ámbitos, como el de la industria de la ciencia”. Del mismo modo también resulta muy relevante el papel que cumplen el centro tecnológico CTC y la Universidad de Cantabria en la parte de investigación, así como el “peso fundamental” de la institución académica en la promoción de iniciativas de formación. Beatriz Sancristóbal también destacó la aportación del Instituto de Física de Cantabria, que “es otra fortaleza de la región que podemos aprovechar”.